VIVERISTAS ESPECIALIZADOS EN LA CREACIÓN Y PRODUCCIÓN DE VARIEDADES DE MANZANAS, PERAS Y FRUTALES DE HUESO.

Consejos

Compartir el consejo

Optimizar su plantación

  • Antes de realizar la plantación, pensar en cuáles fueron los cultivos anteriores. Los biodesinfectantes (sorgos o tagetes) o la vegetación natural (mostazas o facelias) pueden ser interesantes sobre todo por la aportación de nitrógeno. Un precedente de cereales (trigo, centeno…) también puede ser beneficioso.
  • A partir de mayo, tomar una muestra de tierra para hacer un análisis químico y físico.
  • Preparar la tierra en verano.
  • Désherber la parcelle fin juillet et la décompacter en août.
  • Desherbar la parcela a final de julio y descompactarla en agosto.
  • Esparcir estiércol bien descompuesto para limitar la liberación de amoniaco y/o aportar elementos minerales ricos en fósforo/potasio/magnesio/cal (según pH) (en caso de que sea necesario realizar una corrección tras los resultados del análisis del suelo). Labrar justo después.
  • Realizar dos pasadas cruzadas con la grada rotativa para que el suelo esté lo más fino posible.
  • En caso de ser colinas, hacerlo poniendo, en épocas secas, lonas biodegradables, para que la plantación se haga en las mejores condiciones de sol.
  • Recubrimiento vegetal recomendado en el espacio entre hileras, desde el mes de septiembre, con, por ejemplo, una mezcla de 80% de festuca rubra y 20% de Ray Grass.
  • Quitar la lona para el sol cuando se reciban los árboles.
  • Preparar el sistema radicular de los árboles y poner fundas anticonejos.
  • Garrapiñar las raíces (opcional).
  • En casos de plantación tardía y/o en condiciones secas y ventosas, hidratar obligatoriamente los árboles.
  • Plantar con máquina o con pala. NO ESTÁ PERMITIDO EL USO DE PALANCAS: riesgo de alisado de las paredes del suelo. Evitar también el palo inyector.
  • Compactar la tierra a los pies de los árboles para evitar la formación de bolsas de aire y aprovechar para homogeneizar la altura de los puntos de injerto en relación al suelo. Lo ideal es ajustar la altura del punto de injerto entre 10 y 15 cm del suelo. 
  • Fijar obligatoriamente los árboles en el momento de la plantación para evitar bolsas de aire en el suelo y/o rotura de anticipados.
  • Regar justo después de la plantación (como se indica a continuación).
  • Realizar un primer estercolamiento de mantenimiento, justo antes del brote. El fósforo favorecerá el desarrollo radicular de los árboles.
  • Importante: no hacer competencia a los árboles con la presencia (débil o intensa) de adventicios durante el primer año.
  • En suelo muy ligero, prever un segundo riego 15 días tras la plantación y si es necesario, volver a compactar la tierra alrededor de los árboles que parezcan estar mal anclados al suelo.
  • No detener el crecimiento vegetativo de los árboles durante toda la temporada: el primer año sin frutos, buen seguimiento sanitario de la plantación, regar de forma razonable, estercolar…

A saber : cuanto más esté enterrado en el suelo el punto de injerto, más fuertes serán las reacciones vegetativas. Cuanto más alto esté el punto de injerto, menos se desarrollará el vegetal.

Compartir el consejo
Volver a los consejos